Cómo conservar el jamón en la nevera

como conservar un jamon en la nevera

Cuando hablamos del consumo del jamón lo consideramos un placer, y que además es un producto que está a la disposición de nuestras manos. Es un alimento de un gran valor nutricional y que se puede utilizar para gran variedad de situaciones que ocurren en nuestras vidas, quedando perfecto para eventos importantes, así como para una simple visita a nuestras casas.

Pero seguro que en más de una ocasión te ha sucedido que has loncheado un jamón o simplemente lo has comprado así directamente del supermercado y te ha sobrado, es cuando uno se pregunta cuál será la mejor forma de conservar el jamón en la nevera.

Es por ello que os vamos a explicar el mejor método para poder conservar un jamón en nuestros hogares en perfectas condiciones para que cuando quieras volver a consumirlo, esté en perfectas condiciones.

¿Cuál es la mejor manera de conservar el jamón en la nevera?

Como hemos mencionado anteriormente el jamón es rico en nutrientes y un sabor inconfundible que lo convierte en un producto único en el mundo, pero que si no lo consumimos rápido puede llegar a estropearse.

La mejor forma de conservar el jamón en la nevera es teniendo el jamón en lonchas. Pero para que este no pierda su sabor, a continuación os ofreceremos unas claves que nos ayudarán a conseguir un buen conservado de este producto.

Controla la luz que recibe

Cuando el jamón está cortado en lonchas debe mantenerse lejos o fuera de zonas luminosas, ya que si tiene una exposición a la luz puede provocar cambios en su sabor.

Es por ello que cuando vayamos a meter nuestro jamón loncheado en la nevera, elijamos una lugar de nuestra nevera en la que la luz se encuentre lo más alejada posible, así como taparlo lo más correctamente posible.

Taparlo correctamente

Realizar un correcto cierre del envase donde tengamos depositado el jamón, puede ser clave para garantizar que nuestro jamón se conserve de una forma óptima.

Alguna vez hemos podido observar que cuando un jamón es colgado se tapa con una parte de la grasa que este tiene y también con un trapo de algodón que le permite al producto respirar. Pero cuando queremos conservar el jamón en la nevera este procedimiento no lo podemos llevar a cabo, ya que en este caso lo importante es envolverlo muy bien para evitar que se reseque.

Cuidar la temperatura del jamón

Un jamón lo debemos mantener en unas condiciones similares a las que este tiene durante su proceso de curación, es por ello que debemos de colocarlo en un lugar seco y fresco para que nuestro producto no sufra ningún tipo de alteración.

Tenemos que garantizar tener una temperatura en nuestra nevera de entre los 10 y los 18 grados. También tendremos que tener en cuenta el poner el jamón alejado de productos que puedan desprender calor.

Envasarlo al vacío

Esta opción es altamente recomendable para cuando tengas una pieza entera de jamón, en este caso deberás de lonchearlo o llevarlo a que te lo loncheen, y después envasarlo en paquetes de aproximadamente 100 o 150 gramos. Con ello ayudamos a una mejor conservación del jamón, ya que durará un mayor tiempo y conservará mejor todos sus nutrientes.

Tendremos en cuenta los aspectos mencionados anteriormente a la hora de conservar el jamón en la nevera para evitar que se reseque.

Una vez que decidamos sacar el jamón de la nevera y queramos consumirlo, tendremos que abrir el envase y esperar como mínimo unos 20 minutos fuera antes, con esto ayudamos a que el producto recupere todo su sabor y se atempere. Una vez esperado este tiempo lo podrás disfrutar de la forma que más te guste.

Esperemos que este artículo os haya servido de ayuda y que podáis disfrutar del máximo tiempo posible de un producto exclusivo y único en el mundo como es el jamón ibérico.