partes del jamon

Cuando tenemos un jamón es imprescindible saber cómo podemos obtener el máximo provecho y rendimiento a esta pieza. En este artículo desglosamos las distintas partes del jamón.

¿Qué partes del jamón podemos encontrar?

Las partes que forman el jamón son:

  1. La pezuña
  2. La caña
  3. La maza
  4. La contra maza
  5. El Jarrete
  6. La punta
  7. La babilla

Primero tenemos que tener en cuenta en qué posición se encuentra colocada la pieza, en este caso lo haremos pezuña arriba, por lo que nos encontraremos dos partes que no son comestibles, como son la caña y la pezuña, siendo una parte del jamón que no cortaremos.

Más adelante nos encontraremos con aquellas partes en que sí podrán ser aprovechadas, mediante el sacado de lonchas. Ya en la zona de provecho tenemos la Maza, la Contra Maza, el Jarrete, la Punta y la Babilla.
A continuación veremos cada una de las partes del jamón y lo que la caracteriza del resto:

La Maza

Es la parte que se puede observar como la más ancha y que toma más protagonismo en el jamón, esta zona la podemos diferenciar del resto ya que va desde el jarrete hasta el hueso de la cadera, si colocamos el jamón con la pezuña hacia arriba sería la parte del jamón que hay por encima del fémur.

Esta zona del jamón es donde podemos encontrar una gran cantidad de carne, además de concentrarse mucha grasa infiltrada, siendo considerada la parte más rica ya que extrae la carne más jugosa y la más tierna. Este gran porcentaje de ambos elementos hace que se pueda observar un corte brillante, lleno de vetas y vistoso, ya que el equilibrio entre la grasa y la carne es el ideal.

Se puede observar un color de carne rojo intenso, que va convirtiéndose en rosáceo a medida que se va acercando al tocino que se encuentra en las zonas externas.

La Maza destaca sobre las demás zonas porque es la que mayor rendimiento se le puede sacar.

La Contra Maza

Como su nombre indica se encuentra situada a continuación de donde está situada la maza y que es separada una de la otra por el hueso de la cadera.

A diferencia de la maza, esta es una zona estrecha, presentando una infiltración de grasa alta y también siendo de una mayor curación. La contra maza es muy sabrosa y también muy popular gracias a la gran cantidad de grasa intramuscular que contiene. Al ser una zona más estrecha como hemos mencionado con respecto a la maza, obtenemos unas lonchas más estrechas.

El jarrete

Esta parte del jamón es aquella que podemos encontrar junto la tibia y el peroné, con respecto a las otras zonas del jamón se encuentra situado entre la maza y la caña.

Con un color rojo intenso, siendo la parte más fibrosa del jamón debido a la concentración de tendones y nervios.

Es una zona que dependiendo de la curación del jamón, podremos utilizarla para hacer tacos o simplemente lonchear.

La punta

Esta zona está situada en la zona opuesta a la pezuña, en la que se encuentra la mayor concentración de grasa.

A diferencia de la maza, en la punta hay una mayor proporción de grasa que de carne, siendo muy sabrosa por la gran cantidad de infiltraciones que se encuentran en dicha zona.

Presenta un color rosáceo y brillante, suele concentrarse una gran cantidad de grasa debido a que las piezas son colgadas de la pezuña.

La babilla

Situada debajo de la maza y siendo muy estrecha. Esta parte del jamón presenta menor grasa infiltrada. Siendo una zona estrecha y de una mayor curación, por lo que la carne presenta un color rojo más oscuro.

Ahora que ya sabes las partes del jamón ibérico, ¡es hora de empezar a practicar el corte! En La Despensa de Luis Blanco te proponemos que compres un cuchillo y jamonero para empezar uno de nuestros jamones de los pedroches. Si cortar jamón no es lo tuyo, también puedes probar nuestros paquetes de jamón loncheado. Si conocer las partes del jamón no es suficiente, y quieres hacerte con uno para conocerlo mejor en persona, puedes hacerte con uno de nuestros jamones ibéricos en la tienda online de La Despensa de Luis Blanco.